viernes, 25 de febrero de 2011

Peligro Químico para servir en las mesas de los Chilenos

Hace un tiempo atrás publicamos en nuestro Blog los resultados de un análisis encargado por Canal 13 al laboratorio Andes Control  y que sirvió como fuente de investigación para un capítulo del programa periodístico Contacto (edición del 1º de junio del 2010). Dicho estudio se ejecutó a sugerencia de la Alianza por una mejor calidad de vida (RAP - CHILE)
De acuerdo a dichos análisis éstos son los plaguicidas más peligrosos detectados en espinacas, tomates, lechugas y pimientos. Los agrotóxicos serán titulados por su principio químico activo y se describirán sus efectos a la salud y el medio ambiente.

METAMIDOFÓS: Es un insecticida organofosforado sistémico y de contacto distribuido por Arysta LifeScience. Nombres comerciales: Monitor, MTD, Tamarón, Rukofos 60 SL, M-600, Hamidop 600, Rayo. Clasificado en el grupo 1a, "sumamente peligroso" según la OMS. La agencia de protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA, por su sigla en inglés) lo clasifica en la categoría “muy tóxico”. Por su alta toxicidad, puede ser fatal. Es uno de los plaguicidas de más alto riesgo, en Chile se ubica entre los mayores causantes de intoxicaciones agudas. Inhibe la enzima denominada colinesterasa que facilita la transmisión de impulsos nerviosos.
Efectos agudos: El envenenamiento agudo afecta el sistema nervioso central, produciendo descoordinación, dificultades para hablar, pérdida de reflejos, debilidad, fatiga, contracciones musculares involuntarias y espasmódicas, temblor de la lengua o de los párpados y , por último, parálisis de las extremidades y de los músculos respiratorios. En casos graves puede haber también defecación o micción involuntaria, sicosis, pulsaciones cardiacas irregulares, inconciencia, convulsiones y coma. Una insuficiencia respiratoria o un paro cardiaco pueden provocar la muerte.
Efectos crónicos: La exposición excesiva de los seres humanos al metamidofós puede causar una neuropatía retardada. Afecta los sistemas neurológico e inmunológico. Es teratogénico (produce malformaciones congénitas).
Daños en el medio ambiente: Provoca efectos residuales en aves. Es tóxico para peces, abejas y otros animales silvestres. También causa la muerte del ganado que ingiere forraje en campos fumigados. Está prohibido en los países miembros de la Unión Europea y en Uruguay.

METOMIL: Insecticida de amplio espectro del grupo de los carbamatos, actúa por contacto. Es sumamente tóxico, de uso restringido en Estados Unidos. Inhibe la colinesterasa en los seres humanos. Está clasificado en el grupo 1ª, “sumamente peligroso” según la OMS.
Efectos agudos: Puede producir visión borrosa, malestar en la zona del pecho, falta de coordinación muscular, irregularidades coronarias y parálisis muscular.
Efectos crónicos: Por su potencial para causar alteración endocrina, está clasificado en la categoría 2 por la Unión Europea. Tiene posibles efectos mutagénicos (altera los genes). Puede ser tóxico para los riñones, producir anemia aplásica y provocar neuropatía periférica. Es alterador del sistema reproductivo y endocrino.
Daños ambientales: Es estrógeno ambiental, tóxico para las abejas y otros insectos   benéficos. Además es altamente tóxicos para las aves y los organismos acuáticos.

CLORPIRIFÓS: Insecticida organofosforado de contacto. Nombres comerciales: Fantom,  Lentrex,  Lorsban, Master, Pointer, Pyrinex, Troya, Reldan, Cyren. Es distribuido por Point Chile, Dow, Arysta, Anasac, Basf.
Efectos agudos: Dolores de cabeza, visión borrosa, lagrimeo, excesiva salivación, secreción nasal, mareo, confusión, debilidad o temblores musculares, náusea, diarrea y cambios bruscos en el latido del corazón. La exposición a altos niveles puede producir sudor profuso, pérdida del control intestinal, convulsiones, estado de coma y muerte.
Efectos crónicos: La exposición repetida o prolongada al clorpirifós puede causar los mismos efectos que la exposición aguda. Además de disminución de la memoria y de la concentración, desorientación, depresión severa, irritabilidad, confusión, dificultades carcinogénicos (cáncer de mamas) y teratogénicos. También se han detectado anormalidades en el sistema inmunológico, alergias y sensibilización a los antibióticos.
Daños en el medio ambiente: Puede afectar a los invertebrados acuáticos, particularmente a los crustáceos y las larvas de insectos. También a las abejas y pájaros. Hace diez años la EPA prohibió el uso doméstico de clorpirifós. En América Latina está prohibió el uso doméstico de clorpirifós. En América Latina está prohibido para uso domiciliario en Brasil, Argentina y Costa Rica. El Clorpirifós es uno de los 12 plaguicidas que causan más muertes en Centroamérica. El pasado 14 de mayo de 2010 Sudáfrica prohibió su uso domiciliario y en jardines públicos.

CARBENDAZIM: Fungicida sistémico del grupo de los carbamatos y/o bencimidazoles, clasificado en el Grupo 4 por sus efectos  agudos. Nombres comerciales: FRT 484, AM-2, ITACARB, Bavistin, Goldazim, Nipacide.
Efectos crónicos: Posible cancerígeno humano, clasificado en el grupo C por la EPA. En la Unión Europea es considerado alterador de las hormonas, está clasificado en la categoría 2 (con potencial para causar alteración endocrina). Un estudio hecho por Mantovani y otros (1998) demostró que los animales expuestos al carbendazim en el vientre materno tenían graves deformidades, como falta de ojos o hidrocefalia (agua en el cerebro). El carbendazim puede alterar el desarrollo de los espermios y dañar el desarrollo testicular en ratas adultas.
Daños ambientales: Su toxicidad varía de alta a extremadamente alta para el zooplancton y de moderada a extremadamente alta para peces u otras formas de vida acuática.

PERMETRINA: Insecticida Piretroide que actúa por contacto e ingestión. Nombres comerciales: Pounce, Rayo 50 EC, Point Permetrina. Normas internacionales vigentes clasifican a este plaguicida como sustancia tóxica y, en consecuencia, se recomienda evitar en contacto con alimentos.
Efectos agudos: Excita el sistema nervioso central, puede provocar convulsiones, temblores, ansiedad, alergias, malestares gástricos, alteraciones de la conciencia y pérdida del conocimiento.
Efectos crónicos: La EPA lo clasifica en el grupo C, como “posible cancerígeno humano”, tomando como evidencia estudios en ratones que experimentaron la formación de tumores en pulmones e hígado. En la Unión Europea está clasificada en la categoría 2 por su potencial para causar alteración endocrina. La Agencia del Reino Unido identificó a este plaguicida como disruptor endocrino. Puede causar alteraciones y daños cardiovasculares, reproductivos y del sistema inmunológico. También puede  provocar problemas de fertilidad masculina. La EPA advierte sobre posibles efectos sobre el sistema reproductor femenino e incidencia en el cáncer de mama.
En la Unión Europea están prohibidas la comercialización y utilización de la permetrina en todos sus usos desde el año 2000, debido a los graves daños que provoca en la salud y el ambiente.

TIOFANATO – METIL: Plaguicida del grupo de los benzimidazoles de acción sistémica. Nombre comercial: Cercobin M.
Efectos agudos: Clasificado en el Grupo 4 (debe ser usado con precaución). Nocivo por inhalación. Posibilidad de sensibilización en contacto con la piel. Puede provocar irritación ocular.
Efectos crónicos: Según la UE es mutagénico, está clasificado en categoría 3. En las etiquetas lleva las siguientes indicaciones de riesgo: R20, “nocivo por inhalación”, R43, “posibilidad de sensibilización en contacto con la piel”, y R68, “posibilidad de efectos irreversibles”. Diversos estudios han mostrado efectos cancerígenos, mutágenos y sobre la reproducción. Según el Comité Científico de la UE, la carbendazima es la sustancia activa común al benomilo, carbendazima  y tiofanato – metil.  Las tres sustancias provocan aberraciones cromosómicas numéricas en células de mamífero expuestas in vivo. Son cambios en el número de cromosomas que dan lugar a enfermedades genéticas.
Efectos ambientales: Peligroso para el medio ambiente, La UE le asigna la frase de riesgo R50/53: “Muy tóxico para los organismos acuáticos, puede provocar a largo plazo efectos negativos en el medio ambiente acuático”
Todos los estudios apuntan a la necesidad de eliminar el uso de agrotóxicos de alta peligrosidad en especial aquéllos correspondiente a los Organofosforados, Organoclorados y Carbamatos, no siendo todos los plaguicidas correspondientes a estas clasificaciones rotulados con etiqueta roja 1a y 1b.
En relación a los plaguicidas de etiqueta roja, (extremadamente peligrosos) países de Europa y los Estados Unidos han establecido serias restricciones a su uso, hasta el punto de prohibir la presencia de residuos o incluso trazas de estos plaguicidas en alimentos de origen vegetal o animal.

Fuentes principales:
http://epa.gov/espp/litstatus/effects/redleg-frog/iprodione/appendix-i.pdf
http://www.oehha.org/multimedia/biomon/pdf/0709iprodione.pdf
Revista Enlace de la Red de acción en plaguicidas y sus alternativas para América Latina RAP-AL  Nº 90 de Octubre del 2010.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestras publicaciones más vistas

Páginas vistas en total