sábado, 29 de diciembre de 2012

Triunfo de las comunidades campesinas Colombianas, UPOV 91 es declarado inconstitucional

Semillas y soberanía alimentaria: Corte Constitucional de Colombia declaró inexequible ley 1518 de 2012 que aprueba UPOV 91.

La siguiente es una declaración de la "campaña por las semillas libres en Colombia"

Esta decisión de la corte es un importante reconocimiento a las miles de voces de organizaciones sociales, indígenas, afrodescendientes y campesinas y de ciudadanos en general que nos pronunciamos en contra de esta ley que fue aprobada por el Congreso nacional en abril de este año. La Corte Constitucional de Colombia declaró inconstitucional la ley 1518 de 2012, por medio de la cual se aprueba el Convenio UPOV 91 para la protección de Obtentores Vegetales.
Vemos la derogatoria de UPOV 91 como un primer paso hacia la plena garantía de los derechos primordiales  de la nación sobre los recursos fitogenéticos y los derechos colectivos de las comunidades rurales a sus semillas y la soberanía y autonomía alimentaria del pueblo Colombiano.
"Campaña por las semillas libres en Colombia"

Comentario de Tierra Nueva:

A propósito de la buena noticia venida desde Colombia, esperamos que el parlamento Chileno reflexione sobre las señales que están dando los diversos países del mundo que se preocupan por la protección de su patrimonio genético, su biodiversidad y  las prácticas culturales ancestrales ligadas a la agricultura. Si bien el Tribunal Constitucional confirmó la adhesión de nuestro país al Convenio UPOV 91, bien sabemos que este no puede aplicarse en Chile si no se reforma la ley 19.342 (que regula el actual convenio que nos rige, UPOV 1978), por lo tanto son los Senadores quienes al aprobar o rechazar el proyecto de ley de obtentores vegetales (que deroga la antigua ley) decidirán en definitiva si nuestro país adhiere a un convenio internacional que lo único que ha logrado en el mundo es aumentar las brechas de desigualdad, profundizar la pobreza de las comunidades campesinas, negar los derechos y prácticas ancestrales de los pueblos originarios y monopolizar la actividad agroalimentaria en beneficio del lucro de las grandes empresas semilleras y transnacionales. 
Bien sabemos que este convenio ha sido en aquellos países donde no existen resguardos adecuados la llave de entrada que consolida el ingreso de los transgénicos, por lo que convocamos a la sociedad Chilena a exigir un debate amplio e inclusivo del cual el parlamento debe hacerse cargo. Como organización rechazamos abiertamente la adhesión al Convenio UPOV 91, el proyecto de ley de obtentores vegetales y el proyecto de bioseguridad de vegetales genéticamente modificados. La lección que nos deja el pueblo Colombiano es un referente que no debe ser obviado por nuestros parlamentarios y da fuerza al movimiento que en Chile lucha por semillas libres de propiedad intelectual, transgénicos y plaguicidas.

SEMILLAS LIBRES AHORA!!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestras publicaciones más vistas

Páginas vistas en total