lunes, 16 de enero de 2012

10 razones del Por Qué No Necesitamos Alimentos Genéticamente Modificados


10 razones del Por Qué No Necesitamos Alimentos Genéticamente Modificados

Con el costo de la comida disparado- atacando no solo a consumidores, sino también a
habitantes pobres y famélicos del mundo en desarrollo- los alimentos genéticamente
modificados (GM) están siendo promovidos una vez más como la fórmula para
alimentar al mundo. Pero eso es solo un truco de confianza. En vez de necesitar más
alimentos GM, hay razones del por qué deberiamos prohibirlos totalmente.

1. Los alimentos GM no resolverán la crisis alimentaria
Un reporte del 2008 del Banco Mundial concluyó que la creciente producción de
biocombustible es la mayor causa del alza en el precio de los alimentos.[1] El coloso de
los GM, Monsanto, ha estado en el centro del lobby de biocombustibles (cosechas
criadas para combustible y no para alimentos) – mientras se benefician enormemente de
la crisis de alimentos resultante y la usan como una oportunidad de relaciones públicas
para promover alimentos GM!
“La crisis climática fue usada para promover los biocombustibles, ayudando a crear la
crisis de alimentos; y ahora la crisis de alimentos está siendo usada para revivir la
fortuna de las industrias GM.” — Daniel Howden, corresponsal africano del periódico
The Independent[2]
“El cínico en mi cree que solo están usando la actual crisis alimentaria y la crisis de
combustibles como un trampolín para empujar las cosechas GM a la agenda pública.
Entiendo por qué lo están haciendo, pero el peligro reside en que lo están haciendo
mediante aseveraciones de que las cosechas GM resolverán el problema de la sequía o
de alimentar al mundo; esas son patrañas.” – Profesor Denis Murphy, líder de
biotecnología en la Universidad de Glamorgan en Gales[3]

2. Las cosechas GM no incrementan el potencial de producción
A pesar de las promesas, los GM no han incrementado el potencial de rendimiento de
ninguna cosecha comercializada.[4] De hecho, los estudios muestran que la cosecha
GM que más se comercializa, la soya GM, ha sufrido de reducción de la producción.[5]
Un reporte que analiza veinte años de investigaciones revisadas por sus pares sobre el
rendimiento de alimentos GM primarios para animales/humanos, los granos de soya y el
maíz, revela que a pesar que después de 20 años de investigación y 13 años de
comercialización, la ingeniería genética ha fracasado en incrementar significativamente
el rendimiento de producción de USA. El autor, el especialista en biotecnología ex EPA
y FDA de USA, el Dr Gurian-Sherman, concluye que cuando se trata de producción,
“El método tradicional de incremento del rendimiento supera ampliamente a la
ingeniería genética.”[6]
“Seamos claros. Hasta este año [2008], no ha habido cosechas GM comercializadas en
el mercado que hayan sido modificadas para resistir sequías, reducir la contaminación
por fertilizantes o para ahorrar suelo. Ninguna.” – Dr Doug Gurian-Sherman[7]

3. Las cosechas GM incrementan el uso de pesticidas
Datos del Gobierno de USA muestran que las cosechas GM incrementan
exponencialmente, y no reducen, el uso de pesticidas; comparadas con cosechas
convencionales.[8]
“La promesa fue que se iba a usar menos químicos y se produciría un rendimiento
mayor. Pero dejeme decirle que nada de esto es cierto.” – Bill Christison, Presidente de
la Coalición Nacional de Granjas Familiares (National Family Farm Coalition)[9]
4. Hay mejores maneras de alimentar al mundo
Un reporte auspiciado por la ONU y el Banco Mundial recopiló a 400 científicos y fue
aprobado por 58 países; concluyó que las cosechas GM tienen poco que ofrecer a la
agricultura global y a los desafíos que implica la pobreza, hambruna y el cambio
climático, ya que mejores alternativas están ya disponibles. En particular, el reporte
coronó a la agroecología como la forma más sustentable para los países en
desarrollo.[10]

5. Otras tecnologías de agricultura son más exitosas
El Manejo Integrado de Pestes y otros métodos innovadores de bajo impacto
agroquímico y energético, o el método orgánico del control de pestes y de incremento
de la producción han sido confirmados como de alta efectividad, particularmente en el
mundo en desarrollo.[11] Otras tecnologías de crianza de plantas, como la Selección
Asistida por Marcadores ( mapa genético sin modificaciones involucradas), son
esperadas que potencien la productividad agricultora de forma más eficiente y más
segura que la modificación genética.[12] [13]
“Una revolución silenciosa está ocurriendo en el mapeo de genes, la que nos ayuda a
entender mejor las cosechas. Esto funciona y está siendo usado, y puede tener un
impacto mucho mayor (que los GM) en la agricultura.” – Profesor John Snape, líder del
departamento de genética de cosechas, Centro John Innes[14]

6. No ha sido demostrado que los alimentos GM son seguros de consumir
La modificación genética es una forma rudimentaria e imprecisa de incorporar material
genético foráneo (por ej., de virus o bacteria) a las cosechas, con consecuencias
impredecibles. El alimento GM resultante ha pasado por procesos de prueba poco
rigurosos y no se han hecho pruebas de seguridad a largo plazo; pero pruebas en
alimentación animal muestran preocupantes efectos a la salud.[15] Solo un estudio ha
sido publicado sobre los efectos directos en los humanos que comen alimentos
GM..[16] Se encontraron efectos inesperados en la bacteria intestinal, pero nunca se le
hizo un seguimiento.
Se especula que los norteamericanos han consumido alimentos GM por años sin
contratiempos. Pero estos alimentos no son etiquetados en USA, y no se han
monitoreado sus consecuencias. Con otros alimentos novedosos como las grasas trans,
se requirió de décadas para darse cuenta que han causado millones de muertes
prematuras.[17]
“Estamos confrontados con la más poderosa tecnología jamás vista, y está siendo
rápidamente desplegada casi sin considerar en lo más mínimo sus consecuencias.” —
Dr Suzanne Wuerthele, toxicóloga de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de
USA

7. GMOs son camuflados en el alimento animal- sin el consentimiento del consumidor
Carne, huevos, y productos lácteos derivados de animales criados con las millones de
toneladas de alimento GM importado desde Europa no requieren de etiquetado. Algunos
estudios han mostrado que, por el contrario de lo que afirma la industria de los GM, los
animales criados con alimentación GM SON distintos de los que son criados con
alimentos convencionales.[18] Otros estudios muestran que si la cosecha GM es usada
para alimentar a los animales, el material genéticamente modificado puede expresarse
en los productos resultantes,[19] y que la salud del animal puede verse afectada.[20]
Por lo tanto, comer GM “camuflado” puede afectar la salud de los consumidores.
8. Las cosechas GM son un desastre a largo plazo para los granjeros
Un reporte del 2009 mostró que los precios de las semillas GM en USA han
incrementado dramáticamente, comparados con los precios de semillas no GM y
orgánicas. Esto ha mermado la ganancia promedio de los granjeros que trabajan con
cosechas GM en USA. El reporte concluyó, “En el presente hay una desconexión
masiva entre la a veces altanera retórica usada por los paladines de la biotecnología, la
cual afirma que es el camino confirmado para alcanzar la seguridad alimentaria global;
con lo que en verdad está sucediendo en las granjas de USA, las cuales se han vuelto
dependientes de las semillas GM y están lidiando ahora con las consecuencias.”[21]

9. GM y no- GM no pueden coexistir
La contaminación de parte de los GM a los alimentos convencionales y orgánicos está
incrementando. Un arroz GM no aprobado, que fue criado solo por un año, fue el
causante de la contaminación extensiva del suministro de arroz y semillas de USA.[22]
En Canadá, la industria de la colza oleaginosa (canola), ha sido destruida, resultado de
la contaminación de la canola GM.[23] En España, un estudio encontró que el maíz GM
“ha causado una reducción drástica en los cultivos orgánicos de este grano, y está
haciendo prácticamente imposible su coexistencia”.[24]
Ha llegado la hora de elegir entre un suministro mundial de alimentos basados en GM, o
basados en no-GM.
“Si a alguna gente se le permite criar, vender y consumir alimentos GM, pronto nadie va
a ser capaz de escoger que sus alimentos, o su biósfera, sea libre de GMOs. Es una
opción de una sola vía, como la introducción de conejos o el sapo de la caña en
Australia; una vez hecho, no puede ser revertido.” – Roger Levett, especialista en
desarrollo sustentable[25]

10. No podemos confiar en las corporaciones de GMO
Las grandes firmas de biotecnología que presionan a favor de los alimentos GM tienen
un terrible historial de contaminación tóxica y de engaño público.[26] La ingeniería
genética es atractiva para ellos porque les otorga patentes que permiten un control
monopólico sobre el suministro mundial de alimentos. Han llegado al punto de acosar e
intimidar a granjeros por el “crimen” de ahorrar semillas patentadas, o de “robar” genes
patentados- sin considerar la posibilidad de que esos genes pudieran haber llegado a los
predios del granjero a través de contaminación accidental por viento o insectos.[27]
“Los granjeros están siendo demandados por poseer organismos genéticamente
modificados, que no quieren, que no usarán y que no pueden vender, en una propiedad
de la cual no son dueños.” – Tom Wiley, granjero de North Dakota[28]
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestras publicaciones más vistas

Páginas vistas en total