jueves, 8 de septiembre de 2011

EL SAG, MONSANTO Y LA FUGA DE RAPS TRANSGÉNICO

El SAG, Monsanto y la fuga de  raps transgénico  


Por Lucía Sepúlveda Ruiz


El diario La Discusión de Chillán tituló ayer 7 de septiembre: “Seminario sobre transgénicos dejó en evidencia fuga de raps modificado”, explicando que una  fiscalizadora de SAG dijo que se están reproduciendo plantas transgénicas en predios donde hubo semilleros. Se refiere a l debate  sobre transgénicos que tuvo lugar el pasado 6 de septiembre en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción (campus Chillán).  Una funcionaria del SAG, a cargo del área de transgénicos de la Región del BioBio refutó los dichos de  Miguel Sánchez, director ejecutivo de ChileBio (Monsanto) respecto de que los cultivos transgénicos disminuyen el uso de plaguicidas. La especialista del SAG regional, de apellido Briceño,  sostuvo se usaban herbicidas en exceso en los cultivos de raps (canola), que se cultivan en predios arrendados por un año para ese efecto. Y agregó que al año siguiente del cultivo transgénico, la canola  transgénica persiste, incluso con manejo técnico realizado para que no salga en forma involuntaria, pues ya no se ha sembrado en el lugar. Sostuvo ella que reaparece hasta el quinto año en forma involuntaria.

Las repercusiones fueron inmediatas y comenzaron las presiones contra la funcionaria desde el nivel nacional del SAG, argumentándose que por el sistema de reproducción de esa planta, no era posible que aparecieran plantas transgénicas involuntarias. Es el razonamiento de las transnacionales de la transgenia, ya conocido. Sin embargo este hecho está documentado en varios países. La denuncia más reciente fue publicada aquí http://newswire.uark.edu/article.aspx?id=14453 , y remite a una investigación realizada por un equipo encabezado por la doctora en biología Cynthia Sagers, de la Universidad de Arkansas, Estados Unidos, que fue premiada por la EPA y se extiende por los próximos dos años para hacer un seguimiento a los estados cercanos. Se analizaron muestras del raps (canola) “fugado” y los resultados mostraron que en esas plantas existía el transgen que confiere resistencia al Roundup (raps de Monsanto) o el transgen que da resistencia al herbicida Liberty (raps de Bayer), o bien plantas que contenían incluso ambos transgenes, una inserción genética nueva que se presentaba por primera vez.

La llamada “revolución verde”

El representante de los semilleros transgénicos, Miguel Angel Sánchez  y  la académica Sofía Valenzuela, del Centro de Biotecnología de la Universidad de Concepción sostuvieron que estos cultivos resolverán el problema del hambre en el mundo, lo cual  fue rebatido también por Guillermo Riveros, Presidente de la Asociación de Agricultores Orgánicos del BioBio con cifras respecto del hambre hoy, con el mundo ya plagado de cultivos transgénicos. El dirigente gremial llamó a la audiencia a recordar los efectos de la llamada “revolución verde” de los años 50, publicitada entonces como la solución para ese problema a través del uso de agroquímicos, con nefastas consecuencias para la salud humana y el ambiente. La revolución verde fue impuesta en nombre de la ciencia, como ahora se quiere hacer con los transgénicos, descalificando los argumentos ambientales y sociales.

A su vez, en el diálogo con el público, Luis Meléndez, de la certificadora  BCS descartó de plano que el vino orgánico sea vinculado con los transgénicos, increpando a Sánchez por asegurar éste que el vino orgánico se produce con transgénicos. Melendéz aseguró que en Chile no se usa levadura transgénica y se cumplen todas las normas de certificación fiscalizadas por SAG, respecto del cultivo orgánico de las vides.

Texto de la periodista Lucía Sepúlveda quien es parte de la red de acción y sus alternativas de América Latina, RAPAL, organización que forma parte de la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestras publicaciones más vistas

Páginas vistas en total